Para acompañar la vida y animar la fe

 

"El cuaderno de vida, un instrumento para el acompañamiento apostólico”

 

PARA DESCUBRIR LA VIDA DE LOS HERAMNOS CON LOS OJOS DE DIOS Y ASÍ ACOMPAÑARLOS MEJOR

 

Dios, que tiene un proyecto de salvación sobre el mundo y la historia, actúa en la finitud y en la ambigüedad de nuestra humanidad.  El Espíritu del Resucitado, presente y trabajando en cada uno de nosotros, nos invita a encontrarnos con Dios en lo concreto de la vida, en lo concreto de la vida de las personas con las qu estamos y a colaborar con Él en su acción liberadora.

 

Un acto previo de fe nos anima: "Yo estará con vosotros hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20).  Y desde que Dios se hace hombre la gracia y la naturaleza están como la levadura en la masa.  Luego podemos mirar, aún los hechos más sencillos de la vida, reconociendo esa presencia misteriosa de Dios en la vida y descubrir la acogida o rechazo de Cristo y del Reino por parte del hombre.

 

La tradición bíblica, y sobre todo los salmos, lo mismo que la tradición de la Iglesia, ha releído siempre la vida a la luz de la fe.

 

María meditaba en su corazón y desde la fe las cosas que pasaban, hasta poder descubrir las maravillas de Dios en las historia.  Teresa de Ávila, al relato de su experiencia espiritual, le pone el título: Libro de las misericordias de Dios".  Como el Buen Pastor, nosotros, catequistas, educadores en la fe o militantes cristianos queremos conocer más a nuestro pueblo, a nuestra gente, porque los amamos, porque sabemos que el Reino trabaja sus corazones día y noche y queremos orientar nuestra mirada desde el Cristo del Evangelio y desde el Cristo que vive y actúa en la historia.

 

¿QÚE ES EL CUADERNO DE VIDA?

 

El Cuaderno de vida es un instrumento que está al servicio de la oración del apóstol como: Lugar de escucha, de obediencia del designio de Dios sobre la historia.  Lugar de contemplación de Jesucristo y de la acción de su Espíritu en la vida de los hermanos hasta alabar, dar gracias, interceder, pedir perdón... Lugar de aprendizaje del conocimiento de la vida de los pobres (a través de sus reacciones, de su manera de hacer, de su cultura) descubriendo así la.revelación del Reino escondida a los sabios y revelada a los sencillos.  Lugar de unificación de nuestra vida y del misterio de Cristo.  Lugar de conversión permanente hacia Dios y los hermanos.  Lugar para acoger y compartir esas maravillas de Dios con otros hermanos.

 

 

PARA AYUDARTE PERSONALEMENTE Y EN EL GRUPO A ACOMPAÑAR A LAS PERSONAS CON LAS QUE ESTÁS

 

Ver. Anota lo más significativo de hechos sencillos, encuentros con personas de los grupos en los que estás en la parroquia. Presta atención con objetividad -y con el corazón- a lo que marca la vida de esas personas: acontecimientos, situaciones, gozos, esperanzas, preocupaciones, compromisos que viven... Intenta descubrir lo que hay en el fondo de su corazón y por qué, cómo lo viven...

 

2ºContemplar. Contempla esta vida en lo que tiene de alegrías, sufrimientos, esperanza a la luz de la Palabra de Dios con algún texto que veas que tiene relación, o con algún hecho, actitud, palabra de Jesús, aunque no recuerdes el texto.  Lleva eso a la plegaria: haz una sencilla oración.

 

3º Actuar. Acoge las llamadas del Señor a la conversión en tu vida para mejor acompañar a esas personas y colaborar con la acción del Espíritu en la tarea que tienes encomendada.

 

Manolo BARCO