Nazaret o la apuesta por los que no son nada a los ojos del mundo
"EL PESEBRE ES EL COMIENZO DE TODA OBRA DE DIOS".

 
                  "Encontraréis a un niño envuelto en pañales"  (Lc 2, 6-7 )

 
                  "Y bajó a Nazaret y vivió bajo su tutela...."  (Lc 2, 51)

 
LA ENCARNACIÓN, APUESTA POR LOS DESPOJOS DE LA SOCIEDAD

 "Quien era rico, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza"[1].
 

                  Irrelevancia, pequeñez y humildad son aspectos nada valorados en nuestra cultura. Hoy se cotiza el sobresalir, el poder, la arrogancia. Sin embargo son muchos los que están obligados a vivir sin que sus vidas tengan nada de relevante, de "importante", digno de ser destacado. La mayoría de la gente vive de una manera normal, sin muchas cosas que destacar, sin experimentar que sus vidas importa a nadie. Los pobres no tienen nada que presentar en el mercado de la humanidad. El trabajo siempre lo mismo, son un número más en la empresa... Sus vidas valen poco... Su influencia es nula. Son ignorados. Da la impresión de que sus vidas van por un lado y lo "importante", lo que es noticia, lo que se nos sirve constantemente en los medios de comunicación social...., va por otro. Nada tiene que ver la vida de los pequeños con la prensa, la radie y la TV.; a no ser que se convierta en noticia sus limitaciones radicales, los problemas que asustan a las capas más alta de sociedad. Son noticia las huelgas de los obreros que no entienden los patronos y desclasados. Son noticia los drogadictos, sobre todo cuanto se convierte en tema político y en problema ideológico para los partidos. Son noticia cuando, hartos de sufrir, y habiéndose organizado mínimamente, cortan las calles y carreteras de mayor acceso. Los pobres son el despojo de la sociedad. Hay mucho despojo con nombre y apellido, con rostros concretos.
 
                  El Verbo de Dios, Jesús, proyecto del Padre, queriendo introducir en la dinámica de la historia la "significación última", elige los despojos de la irrelevancia. "Quien era rico, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza"[2].
 
                  La irrelevancia e insignificancia de Nazaret es reconocida sociológicamente: "De Nazaret, ¿puede salir algo bueno?"[3].

                   Nazaret era un pueblo irrelevante, pobre y pequeño. Sin importancia política, social y religiosa. Los nazarenos eran unos vecinos sencillos y pobres de los que no se esperaba nada. Jesús opta por la insignificancia de Nazaret. Allí pone su tienda. Nazaret es opción de Jesús, apuesta del Verbo de Dios. Nazaret se convierte así en ese "nuevo estilo de Dios" para expresar la nueva humanidad.

                   Lo pequeño desafía y reta los criterios del mundo. Nazaret aparece como el reto de Jesús a los principios en los que se base nuestro sistema. Es la imagen renovada y llevada a plenitud de David y Goliat.

                  Nazaret se asienta en lo insignificante, en lo pequeño, en lo sencillo y pobre. La competitividad, el prestigio, la grandeza, el orgullo, el sobresalir, la arrogancia..... son los pilares de nuestra sociedad.

                  Al salir de Nazaret Jesús será tentado por esos mismos criterios en los que se asienta el sistema: "Todo esto te daré, si postrándote, me adoras"[4]. Pero Nazaret ha marcado a Jesús. Le ha configurado. Allí ha aprendido a vivir la pequeñez como estilo de Dios. Y la respuesta de Jesús es la que aprendió y maduró en su pueblo.

                   Nazaret es un misterio. Su hondura nos estremece. Nos atrae y, al mismo tiempo, nos paraliza. No la abarcamos. Nos llega a dar miedo. No es fácil entrar en ella. No terminamos de creer en Nazaret. Nos puede la eficacia, es difícil resistir a la competitividad. No es fácil rechazar la tentación del poder, del prestigio, del reconocimiento de este mundo, de la eficacia según los criterios de este mundo... La grandeza nos fascina.... Aún a la Iglesia le cautiva el esplendor, el honor, el poder, la grandeza, la eficacia, la cantidad....: "Cuántos sois, a dónde llegáis, qué es lo que estáis logrando, que aceptación tiene vuestro estilo pastoral,...? Nos cuesta creer en la irrelevancia de Nazaret. Somos como Natanael: "De ahí puede salir algo bueno".

                  La irrelevancia es para los pobres. Solo el pobre asume la irrelevancia. Solamente el pobre es capaz de seguir viviendo sin el prestigio, los aplausos, la

 fama,....

                   La irrelevancia es propiedad de los pequeños. Solo los pequeños experimentan la insignificancia sin que sus vidas carezcan de sentido.

                  La pequeñez de Nazaret es el estilo del Verbo de Dios capaz de infundir un dinamismo nuevo a la nueva humanidad que ha puesto en marcha.

 
"VIVIR Y ESTAR CON" POR AMOR ES RECONOCER.

                   "Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios" (Jn 1, 12)
 
                  "Vivir y estar con" es en sí mismo un aporte a la vida, es gracia para la tierra, es liberación porque "vivir" y "estar con" es reconocer.

                  El pobre e indigente, el desvalido e infortunado corre el riesgo de perder la valía de sí mismo, de su dignidad. Estar junto a..., vivir al lado de ..., es recocer y, por ello, dignificar. La presencia tiene un valor humanizador y evangélico. Jesús en el misterio de Nazaret, viviendo, estando, identificándose con su pueblo (con la humanidad), con los pobres, aporta al hombre, al pobre, al pequeño y desvalido su dignidad originaria, tal como el hombre fue  proyectado por Dios: "a su imagen y semejanza".

                  La sola presencia es una forma de manifestar sin palabras, pero en un lenguaje altamente significativo, que el hombre, el pueblo, los pobres son un proyecto abierto, de esperanza, porque es parcela del trabajo de Dios, porque es espacio privilegiado donde Dios derrocha toda su ternura, donde Dios expresa sus entrañas de misericordia.

                  En Jesús de Nazaret el Padre hace la apuesta por lo excluido.

                  Cuando se atiende al pobre, al marginado, al excluido, al desvalido.... ¿por qué se hace?. ¿Para qué?. En nuestra sociedad, ¿por qué y para qué se atiende a los colectivos marginados de ancianos, drogadictos, minusválidos....? Y a los pobres, a los colectivos pobres, a nuestros barrios.., cuando se les atienden las reivindicaciones que hacen, cuando parecen responder a algunos de sus gritos, ¿por qué es y para qué?. ¿Para acallar la mala conciencia?. ¿Para evitar mayores conflictos?. ¿Para conseguir votos?. ¿Para que no se nos pueda echar en cara que a los pobres los dejamos en la cuneta como si fueran perros?.... No siempre se hace y lo hacemos por comunión, por solidaridad, por....

                  Nuestra presencia cristiana y religiosa en las cuevas y los Nazaret de hoy día ha de ser un presencia de comunión, de dignificación, de entrega, de manifestación de las entrañas de misericordia de Dios, de estimulante de la dignidad de todo hombre, de todo colectivo humano.

                  Todo hombre necesita ser reconocido. Todo colectivo necesita reconocimiento. La presencia realiza el milagro del reconocimiento de la dignidad de la persona y de hijo de Dios. Todo hombre necesita "ser reconocido" "para ser". Y es que el hombre, al sentirse reconocido libera todas las potencialidades que tiene, recupera sus capacidades, adivina sus posibilidades, entra más dentro en la hondura de su proyecto, se moviliza, se hace crítico y creador.

 
LA ENCARNACIÓN, MISTERIO DE APRENDIZAJE DEL HIJO DE DIOS

                   "Y Jesús crecía y se fortalecía delante de Dios y de los hombres" (Lc 2, 52)

                  Tenemos el peligro de ir a los lugares a los que somos enviados y comenzar enseguida a hacer, a organizar, a cambiar, a decir, a mandar, a... situarnos como maestros. Nos parece perder el tiempo el situarnos como aprendices, como discípulos. Y sin embargo necesitamos aprender a ser ciudadanos, vecinos, amigos, hermanos.... Necesitamos aprender de los pobres, de los hermanos. Aquí esta la clave del apóstol: aprender a ser apóstoles siendo discípulos.

                  Nazaret es el misterio del aprendizaje del Hijo del Hombre. Jesús, el Verbo Encarnado aprendió a ser hombre, aprendió a ser Dios. Aprendió a ser ciudadano judío, vecino, nazareno, hombre y Dios. Aprendió a ser paisano e Hijo. Allí aprendió a valorar la vida, a vivir, a gustar la vida de sus paisanos, a valorar la vida de los pobres.

                  Jesús, en Nazaret

                  aprendió a hacer de la presencia, ENCUENTRO.

                  del encuentro, DIÁLOGO,

                  del diálogo, TRASVASE MUTUO DE VIDA,

                  de la vida, VECINDAD,

                  de la vecindad, CONCIENCIA DE PUEBLO,

                  de la conciencia de pueblo, HISTORIA SOLIDARIA.

 
                  Sin esta dimensión del misterio de Nazaret aparece el funcionario. Con ella se desarrolla el hombre de comunión, el vecino, el hermano.

            Nazaret es otra forma de profetismo discreto, sencillo.., pero profundo. Nazaret nos hace expertos en humanidad. Es un estilo que nos ayuda en la Iglesia a descubrir que el camino por donde transitar es el hombre.

 
LA ENCARNACIÓN, CLAVE FUNDAMENTAL DE LA MISIÓN.

                  El hacer es un aspecto fundamental de la misión. Pero el hacer no es todo ni es solo lo importante en la vida del misionero. El hacer no agota el valor evangélico.

                  La presencia es un valor misionero y evangélico cuyo sentido fundamental nos viene de Nazaret. Nazaret es el taller donde se fragua el sentido evangelizador de la presencia. La misión no se agota en el hacer. Más aún, no podemos evangelizar sin una presencia evangélica, al estilo del Verbo de Dios en Nazaret y en la cueva.

                  "Ahora, Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a mi salvador... " (Lc 2, 25-35)

                  Vivir con, estar con, ser con... por amor, es ya una manifestación del engarce con el amor del Padre, que, de tal manera ha hecho la apuesta por un pueblo pobre, sencillo, insignificante y pequeño que "nos ha entregado a su propio hijo"[5], constituyéndonos en corporeidad, personificación y rostro de su rostro.

LA ENCARNACIÓN, SILENCIO EN EL ALBOROTO DE LA CIUDAD.

                  Los exégetas nos dicen que Jesús tenía unos treinta años cuando empieza a andar los caminos de Galilea anunciando la Buena Noticia, curando y liberando a los oprimidos, ofreciendo la misericordia del Padre a los pecadores.

                  Hasta ese momento, salvo unas cuantas pinceladas -en Lucas- sobre la infancia, SILENCIO.

                  Esto parece una paradoja y un contrasentido. Jesús es LA PALABRA desde el principio.

                  "En el principio existía la Palabra y la Palabra era Dios..." (Jn. 1,1).

                  La PALABRA es para ser dicha, para ser gritada. Jesús, la Palabra, es la Palabra que nos trae la salvación hasta los confines de la tierra... ¿Por qué, pues, tanto silencio? ¿Por qué se redujo tanto tiempo a un rincón irrelevante como era Nazaret? ¿Qué nos desvela tanto SILENCIO?

                   La palabra para hacerse verdad, ha de gestarse. Y toda gestación acontece en el silencio.... El silencio es el taller donde se gesta la auténtica palabra. Una palabra sin silencio se convierte en palabrería.

                  Es muy fácil decir, pero es difícil decir una palabra que sepa a verdad, una palabra de sentido. Es fácil decir palabras, es más difícil decirse a uno mismo. Es fácil hablar, es difícil encontrar la coherencia de lo dicho.

                  La palabra necesita del taller del silencio para que se haga criatura viva en uno mismo. Solamente las palabras que pasan por el corazón y toman carne en el propio ser de uno, al pronunciarlas, suenan a palabras propias.

                   Jesús es la Palabra de Dios y por eso se gesta "desde el principio.

                   Jesús es la Palabra de Hombre, y por eso se gesta en el aprendizaje humano.

                   De ahí que Nazaret sea el misterio de la maduración de la Palabra. Por eso Nazaret es misterio del SILENCIO.

                   Tenemos una vocación misionera: "Creí, por eso hablé". "¡Ay de mí si no evangelizare!".... Por eso mismo hay que gestar la palabra.

                  Jesús, en el silencio de Nazaret, ha hecho en su propio corazón de la Palabra divina que es, PALABRA de hombre. Nosotros estamos llamados a amasar en nuestro corazón la Palabra de Dios y saberla traducir en palabra de hombre para que suene y sepa a PALABRA DE DIOS.

                  Contemplar constantemente la Palabra de Dios.

                  Formarnos apasionadamente en la Palabra de Dios.

                  Ayudarnos a traducir en palabra humana la palabra de Dios para que sepa a lo que es.

                  Y esto supone mucho silencio. Esto supone mucho interés por la palabra de Dios. Esto supone mucho tiempo para amasar en nuestro corazón la palabra del Padre, que es Jesús de Nazaret.

 

LA ENCARNACIÓN O LA EXPERIENCIA DE "ÉXODO".

            Jn 1, 1-18

                  El Verbo de Dios, antes de entrar en Nazaret, tuvo que salir del seno del Padre. Siendo de condición divina, no retuvo para sí el ser igual a Dios, antes al contrario, se abajó y se humilló. (Fl 2, 5-11)

                  Nazaret no es replegarse sobre sí mismo. Todo lo contrario. Nazaret es salir. Salir de uno mismo, poner la tienda en el espacio sagrado de los pobres. Nazaret es escuchar, aprender, dejar que los gritos de los hermanos lleguen a nuestro corazón y amasarlos en nuestro interior con la Palabra de Dios. Por eso, Nazaret no es centrarse sobre uno mismo, sobre nuestro grupo, sino que Nazaret es descentramiento. Es tomar la carne del hermano, es despojarse de sí mismos para dejar que el hermano, el pobre, los pobres.... nos enriquezcan. "Siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza". Nazaret es aprendizaje, es acogida de la vida del pobre, de la vida y realidad de los otros. Es atención, acogida y asimilación de los diferentes, del que está fuera... Por eso, Nazaret es SALIR. Salir, ponerse en camino con la confianza de que Dios, en esa andadura, se nos va a revelar, se nos va manifestar.... hasta llegar a hacer experiencia espiritual, encuentro con el Señor en el pesebre de los hermanos.

                  Nazaret es salir. Pero salir para entrar. Salir de sí mismo, para entrar en el otro, salir de nuestras compresiones  ideológicas y culturales, de nuestros intereses, para entrar en la realidad y la vida del hermano, en la realidad de los colectivos, del pueblo, de los pobres y sencillos. Por eso Nazaret es abandono, es riesgo, es apuesta, es dinamismo, es confianza en el otro y en lo otro.

Felipe Fernández Alía y Manolo Barco

______________________________________
 2 Cor. 8,9)

 2 Cor. 8,9)

2  Jn. 1, 46

    [4]Mt. 4,9

 Jn. 3, 16

Actualización martes, 27 mayo 2008 a las 23:21:07
Prensa
Mi e-mail
Mi libro de visitas
Foro de Contemplavida
Enlaces
Buscador de las páginas amarillas de Telefónica.
Páginas blancas de telefónica

Página principal / Portada de Novedades / Los pobres me evangelizan / Mis amigos, discípulos y apóstoles / Desde la Galilea de los genetiles

Mirada liberadora de Dios / El foro de los pobres / La vida, zarza sagrada / Heridas del mundo obrero / Servicios / Libro recomendado / Foro